top of page
  • Melodía Martínez

AMLO Desaparece a las Instituciones de Defensa del Pueblo Mexicano


Por: Gloria Brito Nájera


Cuando surgió en nuestro país el régimen capitalista producto de la Revolución de 1910, nace con una serie de banderas y promesas sobre democracia, libertades y derechos como la libertad sindical, el respeto al voto, a las libertades políticas, por decir solo algunas. Sin embargo, lejos de concederlas, los atropellos contra los derechos legítimos de la población han estado a la orden del día.


En el fondo, al pueblo solo se le concede el derecho a votar de vez en vez, cada determinado tiempo, para elegir a un grupo de la cúspide del poder

económico del país que nos ha de gobernar.

Esto ha ocasionado el desgaste de la imagen del régimen político que gobierna, sobre todo en los momentos críticos de nuestra historia, en que han estado a punto de desbordarse o se han desbordado etapas violentas.


Para evitar o disminuir los grandes descontentos de la sociedad por tanta injusticia, por la vía del hecho, el gobierno en turno, se vio en la necesidad de realizar cambios, como en la década de los noventa del siglo anterior, tuvo

que aceptar la creación de “Órganos Autónomos” de gobierno, reconocidos por el sistema político del país.

Aun cuando que a estos Órganos Autónomos no se les han concedido poderes suficientes,

evitando que sean verdaderas entidades que ejerzan a plenitud los fines para los que fueron creados, esto, por la sencilla razón de que las autoridades no quieren que se les vigile verdaderamente y menos que se les sancione o castigue por sus atropellos realizados en contra de la ciudadanía, al amparo del poder. No obstante, podemos ver resultados que han sido fruto de decisiones independientes del partido en el poder.


Veamos, por ejemplo, el Instituto Nacional Electoral (INE) que fue creado como una

institución imparcial para dar certeza, transparencia y legalidad a las elecciones federales, le dio el triunfo a Morena con AMLO como presidente de la República en 2018, o, en Puebla a Martha Érika Alonso Hidalgo el triunfo como gobernadora; mostrando así, sostener sus decisiones autónomas con respecto a las autoridades en turno. Otro ejemplo:

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que tiene “la misión de proteger, observar, promover, estudiar y divulgar los Derechos Humanos que amparan el orden jurídico mexicano” con la denuncia sobre la masacre de 22 civiles en junio de 2014 en Tlatlaya, Estado de México, dictaminó independientemente del color del gobierno en el poder.


Sin embargo, si los vemos desde el punto de vista de los derechos de la ciudadanía, poco ha sido lo ganado, esto ha sido sumamente insuficiente. La falta de derechos o la violación de ellos, siguen en auge, y el gobierno morenista de López Obrador no es la excepción, incluso estamos peor, pese a sus declaraciones, lemas y promesas que hizo campaña

de 18 años por la presidencia de la República, de “primero los pobres”.


Este gobierno morenista se ha obstinado en negarnos los derechos básicos de la participación política en nuestro país, como los de reunión, organización, petición y manifestación.

Amén de los recortes que le ha hecho a varias instituciones de este tipo. En los días que corren, dos mujeres, directoras de sendos órganos autónomos. Mónica Maccise del Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) y María Candelaria Ochoa Ávalos de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres

(CONAVIM) han renunciado a sus respectivos puestos por la embestida del presidente, que como otras tantas cosas que ignora, no sabía que existían como órganos de su gobierno, pero acusándolas, sin pruebas, de corrupción como es su costumbre.


Sus acciones en contra de los órganos autónomos son como muchas miles y miles de mentiras, ocultamientos,

dobles discursos, etc., etc., que por falta de espacio solo menciono los más relevantes desde mi punto de vista:

1. Dijo que ya estábamos saliendo de la pandemia y siguen muriendo muchos mexicanos por coronavirus,

2. Que, con este gobierno morenista, la economía aumentaría el 4% más y todo lo contrario, se pronostica que nuestra economía podrá caer hasta en menos del 10%, ahora nos dice que no importa el crecimiento, cuando millones y

millones de mexicanos estamos sin empleo, sin salud, millones a los que se les disminuyó el salario, sin pan y sin trabajo.

3. Que acabaría con la inseguridad y la violencia, y, las muertes en su gobierno han aumentado, llegaron como nunca a 53,628 muertes.


Los males que el Movimiento Antorchista advertía que vendrían, ya los estamos viviendo con nuestras familias y con nuestros hijos. Con su doble discurso, sus engaños y la desaparición de órganos y derechos, como los que nos ocupan el día de hoy, AMLO se ha convertido en el inmenso poder concentrado en un solo individuo, y desde ahí en el sepulturero de esos órganos de gobierno, pero desde luego, este poder absoluto unipersonal que se está construyendo en la persona del presidente morenista López Obrador, tiene como objetivo estar al servicio del neoliberalismo norteamericano.

AMLO quiere conservar el poder, por eso ya anda de gira buscando votos para Morena, con la estrategia que le ha funcionado “engañar al pueblo”, pero los mexicanos debemos aprender de la situación dolorosa que estamos viviendo.


Debemos organizarnos y luchar

para construir “una gran alianza entre todas las fuerzas progresistas de este país para ganar las próximas elecciones” y “defender nuestra victoria contra todo intento de fraude” como dice nuestro Secretario General el Ing. Aquiles Córdova Morán.





bottom of page