top of page
  • Foto del escritorredcomarcamx

Los videojuegos: ¿Afectan realmente tu estado emocional? ¿Promueven reacciones negativas?

¿Qué hacías tú cuando te sentías enojado o frustrado?

¿Alguna vez pensaste en matar cuando eras niño?

Está comprobado, no todos los niños reaccionan igual a los mensajes que reciben a través del video, la televisión, las redes sociales y los videojuegos, todo depende de la estabilidad de nuestra mente y de lo que vivimos en la realidad. Continúa leyendo, antes de que sea tarde.



El jugar juegos de video (jugando los juegos de video) se ha convertido en una actividad popular para las personas de todas las edades. Muchos niños y adolescentes dedican una enorme cantidad de tiempo jugándolos. Los juegos de video son una industria de dólares multibillonaria—creando más dinero que las películas y los DVDs. Los juegos de video se han convertido en unos juegos muy sofisticados y realistas. Algunos juegos conectan con la Internet, lo que le permite a los niños y adolescentes el jugar en línea con adultos y pares desconocidos.

Mientras que algunos juegos tienen contenido educacional, la mayoría de estos juegos populares enfatizan temas negativos y promueven:

el matar a personas o animales el uso y abuso de drogas y alcohol el comportamiento criminal, la falta de respeto por la autoridad y las leyes la explotación sexual y la violencia hacia la mujer los estereotipos raciales, sexuales y de género el uso de palabras indecentes, obscenidades y gestos obscenos.

Hay una investigación creciente sobre los efectos de los juegos de video en los niños. Algunos juegos de video pueden promover el aprendizaje, ayudar en la solución de problemas y en el desarrollo de las destrezas motoras y la coordinación. Sin embargo, hay preocupación sobre el efecto que tienen los juegos de video violentos en las personas jóvenes que los juegan en exceso.

Los estudios de niños expuestos a la violencia han demostrado que ellos pueden: ponerse “inmunes” o insensibles al horror de la violencia, imitar la violencia que ellos ven y demostrar un comportamiento más agresivo debido a una mayor exposición a la violencia. Algunos niños aceptan la violencia como una forma de manejar los problemas. Estudios también han demostrado que mientras más realista y repetida sea la exposición a la violencia, mayor será el impacto en los niños. En adición, los niños con problemas emocionales, de comportamiento y de aprendizaje se pueden afectar más por las imágenes violentas.

Los niños y adolescentes se pueden involucrar demasiado y hasta obsesionarse con los juegos de video. El dedicar grandes cantidades de tiempo a jugar estos juegos puede crear problemas que conduzcan a:

unas destrezas sociales pobres quitarle el tiempo que se le dedica a la familia, al trabajo escolar y a otros pasatiempos calificaciones más bajas y que se lea menos que se ejercite menos y gane sobrepeso pensamientos y comportamientos agresivos.

Consejos para los Padres Los padres pueden ayudar a sus niños a disfrutar de estos juegos y evitar los problemas mediante:

cotejar la evaluación del Consejo de Clasificación de Software de Entretenimiento [Entertainment Software Rating Board (ESRB)] en la caja de juegos para conocer el contenido del juego seleccionar los juegos apropiados—tanto en contenido como en el nivel de desarrollo jugar los juegos de video con sus hijos, para experimentar el contenido del juego establecer reglas claras acerca del contenido de los juegos y del tiempo que pueden dedicarle a jugarlos, ya sea dentro o fuera del hogar advirtirles claramente a los niños sobre el potencial de peligro serio de los contactos y relaciones en la Internet mientras están jugando juegos en linea hablando con otros padres acerca de las reglas de su familia sobre los juegos de video recordando que usted es el modelo para su niño—incluyendo los juegos de video que used juega como adulto.

Si los padres están preocupados porque su niño está dedicando mucho tiempo a jugar los juegos de video o aparenta estar preocupado u obsesionado con los juegos de video agresivos o violentos, ellos deben primero establecer ciertos límites (por ejemplo—permitirle jugar los juegos por una hora después que ha terminado las tareas escolares) y tartar de estimular al niño a que participe en otras actividades. Si continúa la preocupación sobre el comportamiento del niño o los efectos de los juegos de video, una consulta con un profesional de la salud mental cualificado puede ser de ayuda.


bottom of page