• redcomarcamx

Matosas, la punta del iceberg


Gustavo Matosas se convirtió en noticia hace algunas semanas, un caso muy sonado de corrupción en la compra de jugadores del equipo mexicano de primera división, León. Lo lamentable de esta liga, es que desde siempre, los alegatos de corrupción en todos niveles van y vienen. Jugadores a los que se les quita una parte de su sueldo mensual como parte de un acuerdo no escrito en ningún contrato, jugadores que tienen que pagar una cuota para debutar, para jugar continuamente, prácticamente para todo; la corrupción es un estado natural del fútbol mexicano.


La figura del promotor de fútbol siempre ha tenido ese halo de suciedad, el caso de Matosas, es nada más lo que se ve, lo que alguien ventiló ¿Con qué intención? Quizá perjudicarlo directamente, de ser así, lo lograron, de manera casi inmediata, el Atlético San Luis lo removió del cargo de Director Técnico, lo interesante será ver qué es lo que sigue.


Del equipo más pequeño de la liga, al más grande; el 90% de los equipos del fútbol mexicano están contaminados, pues es un sistema que funciona así, no solamente los jugadores son víctimas de este juego enlodado, la reventa, se ha generado casi siempre bajo la venia de directivos y gerentes de equipos y estadios de fútbol.


Presuntamente, Gustavo Matosas y su agente Fernando Pavón, participaron en actos de corrupción para llevarse una tajada en la transferencia de Matías Britos al León en 2012, una corruptela que ambos niegan. El Código de Ética de la FIFA, dice que, de comprobarse, Matosas Paidón podría ser inhabilitado de dos a cinco años de cualquier actividad en el futbol. Este mismo torneo, el San Luis dio de baja al entrenador Alfonso Sosa por presuntamente haber ofendido las preferencias sexuales de dos jugadores y en su lugar trajo a Matosas, quien llegó a San Luis tras haber dejado la Selección de Costa Rica al sentirse "aburrido" de dirigir a la selección nacional de ese país.


Adelantamos lo que va a suceder, nada. Matosas es la punta del iceberg, la tapadera de una cloaca muy profunda y apestosa, que ningún directivo quiere destapar ¿Qué tanto sabrá Gustavo Matosas? ¿De qué hechos y protagonistas puede hablar?

©2020 by RedComarca.com