• redcomarcamx

Hasta que les dé la gana


Por: Aquiles Castañeda Böhmer

¿Decidieron mal? Los hijos del legendario Julio César Chávez podían haberse dedicado a cualquier cosa, tenían la posibilidad económica de estudiar en las mejores universidades de México o el extranjero; los contactos de su padre, les abrirían las puertas del mundo del arte, de la música ¡de lo que fuera! Pero Julio y Omar prefirieron dedicarse a un oficio en el que les ha ido mal; mal en el tema de la opinión pública, bien en el tema financiero, a ratos la afición quisiera "acabárselos" con palabras y ofensas en redes sociales, pero cuando vuelven a subir a combatir, es poco probable que esa afición no esté al pendiente. Los Chávez generan venta de boletos y rating.

¿Qué pasa? ¿Por qué siguen peleando? Porque como hijos de uno de los más grandes atletas que nació en este país; su apellido pesa arriba del ring y se escucha bien al pronunciarlo en una cartelera, pues mantiene el eco de lo que fue. No sabemos por cuánto tiempo, su apellido pueda mantenerlos ahí, arriba del ring en una cartelera importante, lo que sí puedo asegurar es, que a pesar de no salir al sexto round de su combate contra Jacobs, considero poco probable que hayamos visto la conclusión de la carrera de Julio César Chávez JR.

Un codazo, un cabezazo, la nariz rota, el párpado izquierdo cortado y la voluntad lacerada, ese fue su saldo en contra; a favor, un peleador aguerrido, que fue constantemente para adelante, buscando el choque ¡Por momentos creímos que podría! conectó buenos golpes, movió bien la cintura, no recibió tantos como en combates pasados, pero...no se pudo. El rostro de Julio César Chávez, su padre, lo decía todo: preocupación, tristeza y pena, no por su apellido o su legado, pues ese seguirá firme pese a todo, sino por ver a su hijo sangrando, herido, perdiendo otra vez; ningún padre que se precie de amar a sus hijos puede ser de otra manera y para Julio, nada hay más importante que sus hijos.

¿Es válido criticar sin haber subido alguna vez al ring? Habrá siempre comentarios encontrados, yo creo que sí, con mesura y responsabilidad, sobre todo cuando quien se equivoca, es un ser humano al que apreciamos, este es mi caso. Julio JR sufrió presuntamente una fractura del tabique nasal, un dolor que muchos jamás sentimos ¿Hizo bien en decidir no pelear el sexto round? Él lo sabe mejor que nadie ¿Resultó decepcionante para la afición? Por supuesto que sí, pues, cuando decidieron transitar por el mismo camino que transitó su padre, la misma "sombra" que los cobija, puso sobre ellos una lupa perpetua, el mundo del boxeo, integrado por los puristas, los adicionados "promedio" y los aficionados casuales, estaría al pendiente de cada uno de sus pasos, firmes o en falso; si esto no lo sabían antes, deben saberlo hoy que son adultos. A pesar de que la carrera de Omar y Julio JR jamás será la de su padre, tienen oportunidad y derecho (como cualquier otro ser humano) de intentar realizar sus sueños, tan ambiciosos como sean, dentro o fuera del ring.

Chávez JR entró al hospital, desde donde su padre compartió una foto y un texto que lo resume todo: "Estoy de lado de mi hijo", como debe ser. Julio JR no se equivocó en un principio y tampoco en esta ocasión; como boxeador, encontró el camino para generar un futuro financieramente sólido y logó ser campeón del mundo ¿Habría generado millones de dólares dedicándose a otra cosa? Tal vez, pero no hay nada como vivir de lo que te apasiona. Los Chávez, nos guste o no, seguirán boxeando hasta que les dé la gana.




©2020 by RedComarca.com